Una extraordinaria serie animada: Avatar, la leyenda de Aang

Buenos días, amig@s, ¿qué tal estáis? El otro día leí que la serie de La leyenda de Korra estaría en Netflix el próximo mes y recordé lo que me gustó la serie que le precede: Avatar, La Leyenda de Aang. Me apetecía hablaros de ella pues me pareció extraordinaria. Una serie para niños y no tan niños que trata tantos temas y tan bien, que vale la pena ver, y más si es en familia.

Es una serie de esas que ves y sabes que estás ante algo que marcará un antes y un después. Como cuando vimos por primera vez Dragon Ball de pequeños e intentábamos lanzar Kamehames. A nosotros nos pasó lo mismo con La leyenda de Aang (y mira que ya éramos mayorcitos…😅) en más de una ocasión nos levantábamos del sofá haciendo las coreografías que el Avatar hacía para dominar algún elemento, qué risas 😂

Avatar, la leyenda de Aang
Avatar, la leyenda de Aang

Avatar: la leyenda de Aang

La serie de Avatar da vida a un mundo donde predominan las artes marciales y la manipulación de los cuatro elementos: agua, tierra, fuego y aire. Los elementos son los que dan lugar a la existencia de las naciones en la que está dividida la población:  Las Tribus AguaEl Reino TierraLa Nación del Fuego y Los Nómadas Aire.

Dentro de cada nación hay personas excepcionales, llamadas “maestros”, que pueden dominar su elemento de origen. El resto son personas normales que no tienen ningún poder. Esto no sucede en Los Nómadas del Aire, ya que todos ellos controlan el poder del aire, todos son maestros.

El Avatar y los cuatro elementos
El Avatar y los cuatro elementos

En cada generación nace un Avatar, la única persona que puede dominar los cuatro elementos. Su trabajo es mantener el equilibrio entre las cuatro naciones y servir de puente entre el mundo mortal y el de los espíritus. En definitiva, el Avatar debe preservar la paz en el mundo.

Aang
Aang

El último Avatar, Aang, protagonista de la historia, corresponde a un Nómada del aire y está desaparecido. La Nación del Fuego aprovecha esta misteriosa desaparición para iniciar una guerra contra el resto de naciones con la intención de expandir sus territorios.

La serie comienza 100 años después del inicio de la guerra, cuando Katara y Sokka, dos hermanos de la Tribu del Agua, descubren a un niño llamado Aang congelado en un iceberg. No es otro que el desaparecido Avatar, protector de las Naciones.

A partir de aquí, Katara y Sokka acompañan y ayudan a Aang a viajar por el mundo para aprender a dominar todos los elementos y así hacer frente a la Nación del Fuego y poner fin a la guerra derrotando al Señor del Fuego.

Pero el viaje en busca del dominio de los elementos no será fácil, pues les persigue Zuko, hijo del emperador de la Nación del Fuego, el cual fue desterrado por su comportamiento y la única manera que tiene de volver a casa es entregándole a su padre al Avatar para poder así recuperar su honor.

Aang
Aang

Una buena serie, siempre será una buena serie

Avatar se emitió por primera vez en Nickelodeon en 2005 así que la serie ya tiene 15 añazos. Ha envejecido de fábula y el éxito que ha tenido en Netflix es prueba de ello. Al principio del 2020, Netflix emite Avatar: la leyenda de Aang y pronto se convierte en una de las diez series más vistas en EEUU.

En Agosto se estrenará La leyenda de Korra, aunque igual que su predecesor, ya fue emitida por Nickelodeon años atrás (2012). La Avatar Korra es diferente a Aang y evidentemente a todos los anteriores Avatares, por lo que ya tenemos una nueva historia llena de aventuras y visiones diferentes de la realidad en la que viven.

A mí personalmente no sé cuál me gustó más, pues Aang me parece un fantástico personaje, me encanta su actitud ante la vida y despertó muchas cosas buenas en mí. Korra es muy diferente y al principio “no nos caímos demasiado bien”, pero por suerte con el tiempo, aprende y madura (menos mal…). Con Korra aparecen sorpresas que le dan un vuelco a la trama de la historia y dices: ¡Noo! No puede ser… así que si tuviera que quedarme con alguna, no sabría con cuál sería. Las dos se complementan y hacen un muy buen equipo.

La Leyenda de Korra
La Leyenda de Korra

TEMPORADAS Y EPISODIOS

Las temporadas las dividen por “libros”. Libro 1: Agua, Libro 2: Tierra, Libro 3: Fuego.

Son las tres temporadas en las que se divide la serie y cuenta con un total de 61 episodios. Cada libro da nombre al elemento protagonista: en la primera temporada, se explican las andanzas que da Aang para conseguir dominar el Agua, en la segunda temporada trata sobre cómo domina la tierra y en la última temporada se cuenta cómo consigue controlar el fuego.

Katara dominando el agua

El mundo creado para contar las historias y aventuras de los Avatares es perfecta, sin cabos sueltos. Es una realidad bien formada, completa y con sentido en la que te adentras mientras estás viendo la serie. Yo me sentía como una maestra del agua mientras la veía, me flipaba cómo la hacían bailar haciendo casi coreografías mágicas.

La serie me parece que está super bien estructurada. En cuanto comienzas a verla te sientes como Aang cuando despierta 100 años después de haber estado congelado. Intentas comprender ese nuevo mundo que tiene sus propias reglas y “ver lo que se cuece“. Con cada capítulo que pasa vas conociendo mejor la historia de los personajes, su pasado y la situación que les rodea y es inevitable que cada vez quieras saber más.

Hay episodios que que son mejor que otros pero en general casi toda la serie mantiene el mismo ritmo. Podría decir que cada capítulo te aporta algo importante de la historia sin encontrar episodios de relleno.

Aang y el señor del fuego
Aang y el señor del fuego

El mundo de la leyenda de Aang es tan enorme y está tan bien escrito y estructurado que muchas veces me recuerda al Señor de los Anillos. Aquí igual pensáis que me estoy flipando pero si veis la serie os daréis cuenta. Es una serie con un montón de pequeños detalles que la hacen única.

¿La leyenda de Aang Es una serie infantil/juvenil?

En un principio se catalogó como una serie infantil/juvenil, pero pronto se vieron trasfondos que hicieron una llamada al público adulto. La leyenda de Aang es una serie que trata sobre los tonos grises de la vida. Porque no todo es BLANCO o NEGRO.

Muchas series infantiles intentan no hablar sobre guerras, pero con Avatar es totalmente al contrario. Llama la atención cómo tratan la ambigüedad que se vive en la guerra: víctimas que no encuentran protección más que en el cinismo, “malos” que hacen el bien, “no tan malos” que hacen el bien o “buenos” que no lo hacen tan bien… Cada uno bajo su mirada está haciendo lo correcto, entonces ¿cómo juzgar?

La devastación de los pueblos tras décadas de guerra se habla abiertamente, la desesperación de la gente tras tantos años de sufrimiento está presente casi todo el tiempo. Aunque no todo es muerte y destrucción, claro. Hay momentos (muchos) de humor, de risas y aventuras, pero si miras un poquito más allá, puedes vislumbrar una realidad oscura que no suele verse en otras series infantiles como por ejemplo Bob Esponja, Doraemon, Phineas y Ferb, Las tortugas ninja o muchas otras.

Aang y la guerra
Aang y la guerra

Es una serie que te hace pensar. Personajes como el tío Iroh, que lo podríamos comparar con el Pepito Grillo de Zuko; el propio Zuko, un adolescente de 16 años al que su padre le repudia; Aang que se despierta en un mundo que ahora desconoce y encima ha perdido a todos sus seres queridos y es el último de su nación. No quiero hablar de personajes que se van uniendo al elenco principal porque todos son igual de interesantes y cada uno tiene lo suyo. Lo mejor es ver la serie y disfrutarla.

Espíritus, la Leyenda de Aang
Espíritus La Leyenda de Aang

De una extraordinaria serie animada a una pésima adaptación al cine

El Último Maestro del Aire
El Último Maestro del Aire

No podía acabar el post sin nombrar la peli que hizo “saltar a la gran pantalla” a esta serie: The Last Airbender (el último maestro del aire).

Si saco pecho hablando de la serie animada, me escondo como una rata al comentar la peli porque no hay por dónde cogerla, empezando por la mala elección de los personajes.

  • Aang no desprende la alegría que desprende el “verdadero Aang”, su inocencia, su poder. El actor bien podría ser un robot, casi sin expresiones, serio y sin alma. Lo siento mucho, pero el hecho de que “sea calvo” no es suficiente para hacer el papel de Aang.
El carismático Aang
El carismático Aang
  • No sólo el actor de Aang parece robot, sino que el reparto en general deja mucho que desear. No hacen que aprecies a los personajes, actúan con desgana, casi por obligación, no conectan con el espectador. Quizá el que más me “llegó” fue Zuko y tampoco fue para tirar cohetes.
  • Diálogos pésimos, escenas que a veces no enlazan bien y da lugar a malentendidos o simplemente a no comprender lo que sucede. Parecen sketchs (videos cortos) uno tras otro.
  • Los efectos especiales y las coreografías son pésimas. Durante las cuatro secuencias de lucha que hay en la peli pierdes el interés por la mala acción de las escenas. Tienen un ritmo casi pausado que te hacen desconectar, cuando lo que deberían hacer es introducirte en un tornado de sensaciones. En la serie de animación, en cambio, las escenas de lucha son increíbles, las persecuciones están bien pensadas y coreografiadas.
Vergonzosa escena de Last Airbender con uno de los combates menos dinámicos de la historia. Si te fijas se pueden ver cómo los actores están literalmente parados, esperando su turno para hacer algo.
La misma escena que la anterior en la serie animada.

Además recuerdo que me fascinó el trailer, me enamoró la escena en la que Aang está entrenando sobre el acantilado y la gran banda sonora y el espectáculo formado por los navíos de la Nación del Fuego te ponen los pelos de punta. Bien, pues nada de eso sale en la peli, me quedé chof cuando aparecieron las letras que indicaban el final de la peli y había sentido más en el trailer que en la propia película.

Me encantan las pelis de M. Night Shyamalan, pero aquí debía ir drogado…o es lo que parece. No todos valemos para lo mismo, y está claro que Shyamalan no hizo bien su trabajo aquí.

Espero que si veis la serie disfrutéis tanto como disfrutamos nosotros, que la vimos estilo maratón porque no podíamos esperar a ver lo que pasaba en el siguiente episodio. Si la veis en familia más que mejor, pues se sacan muchas cosas buenas de sus historias.

¡Cuidaos mucho y un saludo! 💜