¿Habéis preparado alguna vez croquetas caseras? 

Hoy os traigo unas ricas croquetas de pollo y jamón serrano

Hola a todos, ¿cómo estáis? Hoy traigo una receta súper sencilla y que suele gustar a todo el mundo. Además acepta muchas variaciones y te sacan rápidamente de un apuro. Una de mis croquetas favoritas es la de pollo y jamón serrano. Si queréis compartir con nosotros cuál es vuestra croqueta favorita…quién sabe, quizá descubramos nuevas delicias.

La cantidad de los ingredientes es un poco orientativa, pues suelo hacerlo a ojo. No recuerdo de dónde saqué la receta original desde donde partió la idea inicial. Es una receta muy antigua a la que le he ido aplicando mis cambios según mis gustos. A mi me gusta que las croquetas sean generosas, nada de bechamel con gusto a jamón. Me gusta notar el pollo, los trozos de jamón, del bacon o cualquier otro ingrediente que se quiera incorporar. Las mejores croquetas que he probado fueron unas que hacían en Palmanova (un pueblo cercano). La carnicería era un éxito, y las dueñas eran un amor. Pero ya se sabe que mantener un negocio no es sencillo y en un par de años se vieron obligadas a cerrar. Desde entonces fueron esas croquetas las que me inspiraron para mis futuras recetas.

Os invito a que probéis cómo quedó mi receta final y que hagáis los cambios que consideréis oportunos para mejorarla según vuestros gustos, y si los compartís con nosotr@s ya sería la leche. El pollo que suelo utilizar es del caldo, pero una pechuga de pollo cocida expresamente para hacerlas también iría bien. Como apunte os diré que me gusta hacerle un doble rebozado, queda una capa gruesa y ¡me encanta!

Ingredientes

  • Dos o tres traseros de pollo o pechugas, sea lo que sea que empleéis para hacer el caldo.
  • 125 gr de jamón serrano
  • 2 huevos cocidos
  • 2 cebollas medianas
  • 4-5 cucharadas de harina
  • 1 litro de leche entera
  • Nuez moscada al gusto
  • Un poco de sal
  • Huevos y pan rallado para montarlas

Paso a paso

1- Picar la carne, la cebolla y el jamón serrano.

2- Primero sofreímos la cebolla a fuego bajo.

3- Tras unos minutos y antes de que la cebolla coja color, subir el fuego y echar a la sartén el jamón serrano.

4- Cuando el jamón empiece a cambiar de color, echaremos el pollo picado. Basta que se cocine un par de minutos todo junto ya que el pollo ya está previamente cocinado.

5- Añadir la harina y remover constantemente. Para que el sabor de la harina no resalte tiene que cocinarse bien.

6- Mientras se cocina la harina, ponemos la leche a calentar. Una vez la leche esté caliente (que no hirviendo), la iremos agregando poco a poco a la mezcla de la carne mientras vamos removiéndolo todo. La harina en contacto con la leche irá espesando la masa haciéndola más compacta.

7- Una vez tengamos la consistencia deseada (hay que pensar que al reposar y enfriar, queda una masa más densa) echamos nuez moscada al gusto y rectificamos de sal si fuera necesario.

8- Picamos los huevos cocidos y los añadimos a la pasta.

9- Trasladamos la mezcla a una fuente para que repose al menos 4-5 horas. Yo suelo hacerlo al día siguiente. Es importante que se cubra con papel transparente para que no haga costra. El film debe tocar directamente la masa.

10- Una vez bien sólida, hacemos la forma de la croqueta como más nos guste. Hay a quien le gustan pequeñas y quien las prefiere más gordotas. Hacemos una primera pasada por el pan rallado, luego una pasada por el huevo y volvemos a repetir de pan rallado.

11- Una vez hayamos gastado toda la masa, podremos congelarlas para gastarlas más adelante o bien podremos cocinarlas al momento en abundante aceite hirviendo.

¡Espero que os gusten!

masa de croquetas
El papel film debe tocar directamente la masa
croquetas de pollo

También puedes visitar nuestra zona de Tienda de Cocina donde encontraréis algunos de mis caharrillos favoritos, de esos que tanto te facilitan la vida en la cocina. Si compráis a través de estos enlaces podréis ayudarnos al mantenimiento del blog. 💜