Hoy os traigo una rica receta: Galletas escocesas

¡Hola amorcetes! ¿Cómo lo lleváis? Hoy, como buen domingo, me apetece cambiar un poco la rutina de la semana y voy a hacer la receta fácil y rica: galletas escocesas. Son de mis favoritas. 

Hace unos años viajé a Escocia (pasamos la mayor parte en Edimburgo) y quedé enamorada de sus paisajes, de su comida y de su olor. Sí sí, de su olor. Y es que Edimburgo huele a palomitas, palomitas recién salidas del microondas. Recuerdo que cuando bajamos del autobús que nos llevó al hotel quedamos sorprendidos por el olor. Al principio pensábamos que podía ser alguien cocinando, lo típico, pero según pasaban los días estaba claro…Edimburgo olía a palomitas. Nos preguntábamos por qué, pues no me podréis negar que es bastante curioso, así que decidimos hacer de detectives y averiguar de dónde provenía ese olor. Cuando alquilamos el coche para ir a visitar las Islas de Sky (donde por cierto no tuvimos muy buena experiencia…lo guardo para otro post 😜) nos decidimos a sacar el hocico por la ventana y perseguir el olor. El resultado fue algo asombroso. El trayecto finalizó en lo que pensamos que era una fábrica de comida de gatos. Tengo que decir que según nos íbamos acercando, el olor a palomitas se iba distorsionando oliendo cada vez más fuerte. Una vez delante de la fábrica, el olor a palomitas había desaparecido. Años más tarde descubrimos que lo que nos pensábamos que era una fábrica de comida de gatos era en realidad una fábrica de cerveza…casi lo mismo, ¿no? 😅

Más adelante os contaré qué tal nuestro viaje por Escocia, de momento os dejo con una receta fácil, rápida y deliciosa para que paséis un domingo diferente. Probad de hacerla, de verdad que no os arrepentiréis. 

Ingredientes

  • 50 gr de azúcar, azúcar en polvo o azúcar integral. Como prefieras.
  • 100 gr. de mantequilla (No sirve margarina. Debe ser mantequilla)
  • 150 gr. de harina

Paso a paso

  1. Echamos todos los ingredientes en un bol. La mantequilla debe estar a temperatura ambiente y cortada en daditos.
  2. Mezclar con los dedos. La textura del principio es algo arenosa pero irá quedando más homogénea según vayas amasando.
  3. Una vez hayamos obtenido una textura uniforme, dejamos reposar en el frigorífico al menos 30 minutos para que coja algo de cuerpo. Trabajar la masa cuando está blanda es muy difícil.
  4. Tras reposar, extendemos la masa con ayuda del rodillo. El grosor recomendado es de 1 a 2 cm aproximadamente. Puedes cortar las galletas de la forma que prefieras. Yo esta vez he decidido hacerlas rectangulares para darle más similitud a las originales.
  5. Colocamos las galletas en una bandeja forrada con papel de horno y horneamos a 150° durante 25 minutos calor arriba y abajo sin ventilador. Hay que pensar que cada horno es un mundo así que id vigilándolas porque se queman con facilidad.
  6. Retiramos del horno, dejamos enfriar y ¡a comer!🤤

Consejo: Cuando horneas las galletas tienden a inflarse. Para que eso no ocurra debes hacer dos cosas. En primer lugar, no cortéis las galletas del todo, marcadlas solamente. Una vez las saquéis del horno y esperéis un par de minutos, las acabáis de cortar. En segundo lugar no abráis la puerta del horno mientras se están horneando. Espero que os sirva! 😉

XXX

Galletas escocesas

Galletas escocesas

También puedes visitar nuestra zona de Tienda de Cocina donde encontraréis algunos de mis caharrillos favoritos, de esos que tanto te facilitan la vida en la cocina. Si compráis a través de estos enlaces podréis ayudarnos al mantenimiento del blog. 💜